Dos veces al mes, reunimos material reciclado y lo ponemos a disposición de quien lo desee para darle un uso artístico. Las creaciones se ponen a la venta en una exposición y los fondos recaudados van a parar a la escuela del pueblo.